jueves, 23 de febrero de 2017

LA GRAN TRAGEDIA DE TORREJONCILLO DEL REY: LA DESPOBLACIÓN. APUNTES PARA LA ESPERANZA (y II).

Gracias a Carlos Cuenca por su gran articulo, el cual estos días ha hecho que salgamos en la prensa tanto nacional como internacional, y relatar uno de los mayores problemas que tiene la España de Interior, os dejamos la segunda y última parte de este.

Amenazaba en el día de San Blas, a la finalización de la primera parte de este largo artículo sobre el problema de la despoblación, con apuntar una serie de medidas que a mi juicio, de manera más o menos inmediata, en las condiciones y recursos actuales, el Ayuntamiento de Torrejoncillo del Rey (Cuenca) podría aplicar y sumarse así modestamente a la lucha contra esta lacra de la despoblación, no sin esfuerzo y en pro de una mejora social de nuestro pueblo.
Por tanto, por no quedarme en eso de “tirar la piedra y esconder la mano”, me la juego al “15”, cumplo la palabra dada, y plasmo negro sobre blanco una serie de propuestas de cosecha propia tomando como base las Conclusiones de las Ponencias del Senado que cité, no sin cierto rubor creyéndolas ora pretenciosas, ora disparatadas, ora cargadas en exceso de vana esperanza e ilusión. Me gustaría señalar que las propuestas las considero factibles por el Ayuntamiento de Torrejoncillo del Rey (TdR) independientemente que la Junta de CC. de CLM, la Diputación Prov., u otras Administraciones del Estado pudieran contribuir a potenciarlas, como ya se está haciendo en algunos casos.

También indicar, “a pique” de que este artículo caiga en la redundancia, que mi criterio para que se produzca una inflexión en esta tendencia, pasaría por lograr un cambio drástico en el modelo social, económico, cultural, de valores, etc., un giro en la evolución de la sociedad española, hoy marcadamente urbana, que consiga hacer posible y atractivo el comienzo de un proyecto de vida en el mundo rural; y este logro sólo se podrá conseguir mediante la generación de actividad desde la iniciativa y el emprendimiento individual y desde el sector empresarial, y de la mano de las Administraciones Públicas si sus actuaciones e inversiones están encaminadas a generar valor añadido que ayude a la generación de actividad.

De toda la retahíla de Conclusiones por materias de las Ponencias del Senado sobre las medidas contra la despoblación rural en España, que son varias de distinta índole y calado, toda una declaración de buenas intenciones, son muy pocas las que un Ayuntamiento como TdR puede aplicar, contundente, solventemente. Pero como he comentado destaco 15 medidas (indicadas en cursiva) donde pienso hay cabida a la esperanza, no sin esfuerzo, ingenio y trabajo. Son las siguientes, e intento razonarlas o esbozar una justificación. Sirvan al menos para dilatar el ánimo.


  1. Asesoramiento para el desarrollo poblacional, apoyando la natalidad: medidas de conciliación familiar, laboral y social. Si desde el Parlamento Europeo, la Comisión de Presidentes Autónomos, las Cámaras Alta y Baja, las Autonomías, o cualquier otra Administración con más o menos carga de burócratas, piensan que un pequeño Ayuntamiento sin apenas gente joven, población envejecida, en exceso, disperso, sin apenas recursos, puede tomar medidas para el desarrollo poblacional, apoyando la natalidad…, contemplo ya un futuro lleno de “replicantes” (Blade Runner. 1982). El problema del “invierno demográfico” que padece el mundo occidental, se hace más patente en estas zonas despobladas, y es de tal envergadura, de tal calado, que la medida para el Ayuntamiento casi parece un chiste de mal gusto (véase al respecto en YouTube la entrevista en La Contra TV a Alejandro Macarrón de la Fundación Renacimiento Demográfico). Pero en fin, para comenzar mostrando buena voluntad, pienso que bien podría llevarse a cabo este asesoramiento mediante la Asistente Social que actualmente –cada martes- atiende al público; o a través de los profesionales del Centro de Salud y los Planes Estratégicos de Ayudas a las Familias de la Comunidad. O sea, la base para prestar el servicio en este campo al menos existe, a mano. Y acerca de las medidas de conciliación familiar, laboral y social…, ojalá esto fuera un problema para los vecinos del pueblo.
  2. Impulsar la “Comarca Funcional”, mediante el fomento de la “Centralidad Comarcal”, y mediante esta se afronte el mantenimiento de determinados servicios de forma comunitaria entre varios municipios. El Ayuntamiento de TdR como es sabido, desde mediados de los 70, agrupa ya seis municipios. También forma parte de la Mancomunidad del Gigüela para la recogida de RSU no sólo en los seis municipios que configuran la agrupación, sino en la de los municipios vecinos de Abia de la Obispalía, Villar y Velasco, y los Valdecolmenas, que bien no sólo podría ampliarse en su objetivos con la prestación de otros servicios también mancomunados, sino extenderse a otros municipios limítrofes. Encabeza la zona básica de salud, que agrupa 10 municipios; y dispone de Vivienda Tutelada con capacidad para 12 personas. Casa Cuartel de la Guardia Civil, que cubre una amplia zona de pueblos limítrofes. No deja de ser así Torrejoncillo un “municipio funcional”, luchar por la pervivencia de estos servicios esenciales, protegerlos, ampliarlos y potenciarlos es tarea esencial del Ayuntamiento. 

     

  1. Adoptar medidas específicas para que los propios habitantes del medio rural puedan afrontar los problemas que se plantean en los territorios despoblados en los que resides. Es decir, la capacidad de la Corporación Municipal de sensibilizase con los problemas de sus vecinos, asociaciones, empresas, etc., y adoptar políticas encaminadas a solucionarlos, y hacer más llevadera su resistencia.
  2. Dentro de las medidas fiscales, sociales, y financieras (FSF), las que son competencia del Ayuntamiento, reducción de impuestos, desgravaciones, etc…; acciones estas encaminadas al asentamiento y permanencia de empresas, o incentivar la compra, construcción o rehabilitación de viviendas (p. e. vía ICIO)-, o por el contrario búsqueda de medidas legales para penalizar los solares y viviendas abandonadas; si bien como dije anteriormente la recaudación de los municipios apenas alcanza para el sostenimiento de los mismos, lo que deja un estrecho margen a la reducción de los ingresos. También se podrían habilitar espacios –dado el elevado número de edificios con los que cuenta el Ayuntamiento, con el correspondiente coste que genera su mantenimiento- y ponerlos a disposición de emprendedores y empresas para la iniciativa privada: sirva de ejemplo el uso por terceros del silo.


  1. Sistema transversal y vertebrado de comunicaciones, dentro de los territorios rurales. Aquí pienso en el mantenimiento de los caminos rurales de titularidad municipal, no sólo para el uso para las actividades agrícolas y las casi desaparecidas actividades ganaderas, sino para la comunicación entre pueblos vecinos, el turismo rural en actividades como senderismo, ciclismo, deportes a motor…. Otro aspecto a mejorar dentro de las comunicaciones son las señales de TV, telefonía, banda ancha, Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC)… Por ejemplo la Diputación Prov. De Cuenca contempla un programa anual de ayudas para el sostenimiento de las redes públicas WiFi en municipios de menos de 200 habitantes, que en Torrejoncillo no se han aplicado.
  2. Sostenimiento de servicios públicos básicos: centros sanitarios, colegios, de recreo, ocio y deportes. Si bien el mantenimiento de ciertos servicios básicos escapan a las competencias del Ayuntamiento, como el reciente cierre del Colegio Público y la permanente amenaza de cierre del Centro de Salud, la Casa de Cultura, la piscina municipal y resto de instalaciones deportivas son a mi juicio servicios básicos en los que el mantenimiento y sostenimiento por parte del Ayuntamiento es esencial, de los pocos asideros para contener la despoblación, y lo que requeriría una mayor implicación en políticas de familia citadas, culturales, deportivas, etc….; dando por hecho una lucha constante para la permanencia del CS y la apertura del Colegio.



  1. Creación de “multiservicios”: para la existencia de productos de primera necesidad. En Torrejoncillo del Rey perviven cuatro pequeños comercios o “multiservicios”; fomentar el consumo en nuestros pequeños comercios, evitar la venta ilegal o ambulante no autorizada, aplicar medidas fiscales, sociales y financieras citadas, o el acercamiento de la Administración, son algunas actuaciones asequibles para el Ayuntamiento.
  2. Impulso del turismo rural: paisajístico, etnológico, rutas, monumental, idiomático, y deportivo; y dinamizar el sector de casas rurales y de Hostelería. Quizás sea en este punto donde el Ayuntamiento tenga mayor capacidad de actuación, y donde aun quedaría muchas cosas por hacer. La continuidad en el Grupo de Acción Local CEDER Alcarria Conquense es esencial, participar de sus fondos e invertirlos adecuadamente en aras de la lucha contra la despoblación. La Mina Romana de “la Mora Encantada” debe ser una prioridad en la política municipal; su sostenimiento y puesta en valor debe ser misión inequívoca del Ayuntamiento, dotando al presupuesto general de una partida específica, y la definición y materialización urgente de un plan de gestión. Sobre el sector de la Hostelería, coexisten en el municipio de Torrejoncillo varios negocios: 4 en Torrejoncillo, 2 en Horcajada de la Torre, y 1 en Naharros, y el Ayuntamiento debe manifestarse próximo y sensible a los problemas y necesidades de estas empresas hosteleras. Ídem para el resto de las supervivientes empresas de producción, servicios, construcción, y comercios del municipio. La caza –y la pesca en nuestro Gigüela- es un recurso que no puede perderse de vista, y los Cotos de Caza y Pesca también deben ser considerados como motor de desarrollo rural.



  1. Agilizar Trámites administrativos y burocráticos: licencias, autorizaciones… La atención al ciudadano en TdR es diaria y cercana, con personal capacitado, y el Ayuntamiento permanece abierto en atención al público todos los días. Mejorar los servicios Jurídicos, Técnicos y Administrativos del Ayuntamiento es debe de ser también tarea diaria en la política municipal, con formación, incentivos, y motivación continua del personal. Profundizar en la atención “electrónica”, uso del potencial de las “redes sociales”, “ventanilla única”… Las competencias de los Ayuntamientos son muchas, manifestándose en muchas ocasiones insuficientes los recursos de que dispone el Ayuntamiento, la Corporación y su personal. Pero con todo, lo paradójico es que estas competencia cada vez son más dependientes de otras Administraciones supramunicipales, lo que redunda en detrimento del ciudadano al deteriorarse los trámites administrativos y burocráticos de manera ajena; por tanto los trámites dentro del Ayuntamiento deben agilizarse sobremanera.
     
    Por último, el Ayuntamiento debería abordar sin dilación el desarrollo de una nueva figura de planeamiento urbanístico, como puede ser un Plan de Delimitación de Suelo Urbano, de todo el término municipal que defina qué modelo de pueblo queremos, cómo queremos que se desarrolle en un futuro, etc…, en definitiva una herramienta de planificación urbana para dar respuesta ágil a las necesidades actuales de los vecinos.

  2. Protección del Medio Ambiente (M. A.). La protección del M. A. y la despoblación es un contrasentido. Sin población no hay Medio Ambiente. Por tanto preservar nuestro entorno: natural, social, cultural, pasa por paliar la despoblación. Todas las medidas que puedan llevarse a cabo contra la despoblación son en sí medidas de protección del Medio Ambiente.
  3. Revitalizar la vida cultural. Es impagable la labor realizada por las distintas Asociaciones (de Vecinos, de Animación Rural, Juveniles o Jubilados de las Pedanías, la Asociación de Jubilados “Las Carrasquillas” y la Asociación de mujeres “la Mora Encantada”) que desde los años 80 vienen realizado en aras de la dinamización y revitalización del la vida cultural de TdR y sus pedanías. La Asociación de Teatro “La Tarasca” o la recién creada Asociación Cultural “Alonso de Ojeda” se han manifestado como un revulsivo de la vida cultural con un gran número de actividades atractivas. Se desearía la máxima implicación y colaboración del Ayuntamiento con la “sociedad civil”, representada en todas estas asociaciones –como lo realizado recientemente con la creación de la Escuela Municipal de Teatro en convenio con la Diputación- para ayudar a su pervivencia. Los objetivos se presuponen comunes. Dotar de recursos y autonomía a “la Concejalía de Cultura”; fomentar el voluntariado; elaborar programaciones anuales para todo tipo de actos culturales, de entretenimiento, de ayuda, o deportivos, más allá de las fiestas de feria estivales, acorde con su presupuesto, y coordinadas con estas asociaciones para así aunar esfuerzos y crear sinergias. El año cuenta con 53 fines de semana, un 30% de los días del año, que sumados a las citadas estivales, fiestas o puentes superan el 40% De aquí la importancia de revitalizar la vida cultural para impulsar la 2ª residencia. ¿Recordáis los “domingueros” y los “veraneantes”?, hay que recuperarlos en su versión S. XXI, para que al menos las casas permanezcan abiertas los fines de semana, y se vuelva así a fortalecer los vínculos.
  4. Recuperar oficios tradicionales. Se me ocurre intentar hacer uso de las políticas activas de empleo, talleres de empleo, planes de empleo, etc… encaminados a recuperar oficios tradicionales y pensarlos sostenibles en el mercado actual con las oportunidades que ofrece el uso de las TIC, u otros con cabida en el mundo rural. Continuar con la participación en los Planes de Empleo financiados por la Junta de CLM y la Diputación Prov., junto con el presupuesto del Ayuntamiento, pese al gran esfuerzo económico que supone, aunque no dejo de pensar –robando las palabras en conversación a un amigo- “que los puestos de trabajo temporal, normalmente burocráticos, sin ninguna aportación de valor añadido ni de ilusión creativa es un método para prolongar la agonía de nuestros pueblos, con lo que las contrataciones deberían ser planificadas, encaminadas al mantenimiento de servicios o aportación de valor añadido que redunde en creación o mantenimiento de empleo.
  5. Incentivar que fijen la residencia los funcionarios y el personal laboral. Como he comentado, si bien los ingresos del Ayuntamiento son muy limitados –los dineros, siempre los dineros, ay-, vía medidas FSF podrían servir de incentivo para que los funcionarios, personal laboral, etc…, bien fijen su residencia o bien al menos tratar de conseguir “nuevos empadronamientos” entre este colectivo.
  6. Favorecer, mediante incentivos, el traslado de la residencia permanente. Valdrían aquí las mismas medidas fiscales, sociales y financieras citadas, como incentivo para fijar residencia. Aplicar los Planes de la Vivienda y de Regeneración Urbana de la J. CC. de CLM, para convertir nuestros municipios –más si cabe- en lugares atractivos donde comenzar un proyecto de vida.
  7. Potenciar los sectores emergentes: cuidado de niños, ancianos, dependencia… No cabe duda que estos sectores son actualmente donde existente mayores oportunidades de empleo. Basta volver al inicio de este artículo (I) sobre lo indicado acerca del invierno demográfico y el problema de envejecimiento, donde recuerdo que en TdR el 25% de la población es mayor de 80 años. Muchos de los apuntes expuestos son de aplicación para potenciar estos sectores: incentivos, medidas FSF, políticas de empleo…, y que contribuirían a fijar y mantener la población existente.

He pretendido mediante este abigarrado y vehemente decálogo, no cerrar mi artículo sobre el problema de la despoblación en Torrejoncillo del Rey fundido en negro, como un estertor débil de esperanza. Bien al contrario, como ya indiqué, no renuncio a cualquier esfuerzo en pro de una mejora social y arrojo este bosquejo o lluvia de ideas como si de un guante se tratara con la esperanza que pueda ser recogido; o para que a todos aquellos que de una manera u otra os sentís vinculados al pueblo, a los pueblos, os sirva de ánimo y acicate para la búsqueda de oportunidades, o estrechar la relación con el pueblo; y que más allá de todas las miles que ofrece la “gran urbe”, aun hay muchas posibilidades de una nueva vida en el mundo rural, o al menos compartida mas intensamente.

Comencé en el decálogo de propuestas o confusas ideas mentando Blade Runner, y cierro este artículo sobre la despoblación volviendo a la mítica película de ciencia – ficción del director Ridley Scott con una de sus frases: “Una nueva vida le espera en las colonias espaciales. Podrá volver a empezar en una tierra dorada llena de oportunidades y aventuras







En el día de Santa Leonor de 2017, esposa del Rey Alfonso VIII, reconquistadores y pobladores de estas tierras de Torrejoncillo del Rey (Cuenca).





Carlos Cuenca Arroyo.

Ex – concejal de Torrejoncillo del Rey (Cuenca)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada