viernes, 13 de mayo de 2016

Poesías a la Virgen de Urbanos 15

A la orilla del Gigüela
existió hace muchos años
una villa muy pequeña
llamada pueblo de Urbanos.

El pueblo que allí existió
fue habitado por los romanos
y que luego llegó a ser
villa de un pueblo cristiano.

Porque el pueblo que allí había,
que existió hace muchos años,
se encontraron unas ruinas
de un pequeño santuario.

Entre las ruinas que allí había
un milagro sucedió,
que una imagen de la Virgen
un labrador encontró.

Y esa imagen eres Tú,
hermosa Virgen de Urbanos,
a la que todos tus hijos
con amor veneramos.

Porque tú estuviste oculta en las ruinas
de aquel pueblo llamado Urbanos,
por eso ahora todos tus hijos 
te protegemos y te adoramos.

Porque Tú eres la Reina del Cielo
y también eres Madre de Dios,
por eso el pueblo de Torrejoncillo
un santuario te levantó.

Para que estés en tu ermita
rodeada de flores,
rodeada de cantos,
de alondras y ruiseñores.

Aunque estás sola en tu casa
nosotros no te olvidamos
que bajamos a por tí
cuando llega el mes de mayo.

Y te subimos al pueblo
donde te veneramos,
que te cantamos las flores
y rezamos el rosario.

Mientras estás en el pueblo
nosotros no te olvidamos,
que bajan a visitarte
todos los niños y ancianos.

Porque bajan a contarte
todas tus penas y alegrías
y se postran a tus pies,
hermosa Virgen María.

Luego se quedan muy tristes
cuando termina el mes de mayo
y te piden Madre mía,
poderte ver otro año.

Todos los que nos marchamos,
del pueblo a la capital,
aunque nos marchemos lejos
no te olvidamos jamás.

Aunque nos marchemos lejos
no te tenemos en olvido
porque el día de tu fiesta
a verte siempre venimos.

Adiós, querida Patrona,
hermosa Virgen de Urbanos,
como hijos de este pueblo
nosotros no te olvidamos.

Autor: Julián Prieto Díaz

No hay comentarios:

Publicar un comentario